Calendario

<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La Meditación I

Por Roberto Moreno - 1 de Febrero, 2007, 22:04, Categoría: Meditacion

Bueno, como éste es un blog abierto a todo y como indica su título, también está dedicado a los buscadores de serenidad, hoy voy a tratar el tema de la meditación.

Este puede considerarse un manual básico para aquellos que no sepan nada del tema y por la razón que sea quieran aventurarse a explorar en esta experiencia. Se trata de dar unas nociones elementales que puedan acercar o introducir a la práctica. Una vez en el camino, cada cual ha de seguir buscando y experimentando, ya sea con la ayuda de un maestro o yogi, (muy recomendable), de alguien mas experimentado, o bien por si mismo y a través del estudio de libros y textos sobre el tema. Para practicar meditación no es necesario ser Budista, o pertenecer a una determinada religión. Cualquiera puede hacerlo sea del credo que sea.

 Empecemos por el principio: ¿qué es la meditación y para que sirve?

Nuestra mente es la causa de la felicidad y también del  sufrimiento. Con nuestros pensamientos creamos el mundo. La mente es como un mono loco que siempre está en agitación. Saltando de un árbol a otro. De un pensamiento a otro. Moviéndose continuamente del pasado al futuro y raras veces en el presente. Nuestro propósito ha de ser el de domar este mono loco y aquietar esta mente. ¿Cómo conseguir esto? A través de la meditación. El mejor ejemplo es el de un vaso de agua turbia. Si lo dejamos en completo reposo y sin tocarlo, la suciedad se posará en el fondo y el agua se aclarará. Si no agitas el agua se volverá clara. De la misma manera, mediante la meditación, aquietamos nuestros pensamientos y emociones y así la mente vuelve a su estado natural de sosiego y paz.

Puedes hacer un experimento: cierra los ojos e intenta disfrutar de las sensaciones de tu cuerpo, de los olores que te rodean, de los sonidos que escuchas. Verás que rápido y sin darte cuenta tu mente habrá empezado a parlotear y aparecerán fragmentos incoherentes sobre el pasado o el futuro que te sacarán, como si fueras raptado, del momento presente. Este parloteo nos roba literalmente la vida, nos separa de ella y no nos permite disfrutarla con libertad en cada momento. La única manera de detener ese parloteo es con la meditación. 

Meditar no es pensar en cosas. Ni sentarse como una lechuga inmóvil a esperar que suceda algo. Meditar es observar. Observar en un estado profundo el cuerpo, las sensaciones, las emociones y los pensamientos de manera despreocupada y sin prejuicios.

Esta observación es muy diferente de la que hacemos uso a diario. Observamos objetos, personas, la televisión, miramos la gente que pasa, la ropa que lleva, sus reacciones. Los criticamos, los evaluamos y los juzgamos. Pero nunca miramos a los demás o a nosotros mismos como un observador imparcial, sin ningún tipo de juicio.

Normalmente, cuando nos observamos, lo hacemos con autocrítica o con auto aprobación, con disgusto o con placer. Vemos algo que no nos gusta y empezamos a preocuparnos por lo que piensen los demás o lo queremos cambiar. Vemos algo que nos gusta y nos sentimos orgullosos o nos felicitamos. Esto no es observar desde el punto de vista de la meditación. Observar es ser testigo, observador continuo, manteniéndose tranquilo, sintiendo, viendo, mirando el tráfico de la mente –como pasan los pensamientos, los deseos, las memorias, los sueños, las fantasías- sin juzgar, sin condenar, sin aprobar, sin identificarse con ningún pensamiento: ‘esto es bueno’, ‘esto es malo’, ‘esto me gusta’, ‘esto no me gusta’, esto debería ser así’, ‘esto no debería ser asa’, ‘soy feliz’, ‘soy infeliz’, ni de la manera más sutil.

La meditación es escuchar, sentir, mirar todo lo que pasa sin juzgar.

Tu ser interior no es más que un cielo interior.

Las nubes van y vienen,

Los planetas nacen y desaparecen,

Las estrellas aparecen y mueren,

Pero el cielo interior queda igual.

Intocable, sin mancha, sin marca,

El cielo interior es la recta atención.

Es la clave de toda meditación.

Disfruta del cielo interior, pero recuerda,

Cualquier cosa que veas no eres tú.

Puedes ver tus pensamientos, pero tus pensamientos no eres tú.

Puedes ver tus sentimientos, pero tus sentimientos no eres tú.

Puedes ver tus sueños, pero tampoco tus sueños eres tú.

Vistos tus deseos, memorias, imaginaciones, proyecciones,

Todo eso, date cuenta de ninguna de estas cosas eres tú.

Sigue eliminando todo lo que ves

Y un día aparecerá un momento tremendo,

El momento más significativo de tu vida.

Cuando no queda nada para eliminar,

Todo lo visto habrá desaparecido.

Sólo quedará  el ser interior, el cielo vacío, el silencio.

En aquel momento te quedarás sin miedo

Estarás lleno de amor

Conocerás la verdadera libertad.

En el próximo cápitulo seguiremos profundizando en la meditación.

 

 

 

 

Permalink :: 33 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com