Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

¿Por qué sufrimos? El Ego.

Por Roberto Moreno - 15 de Abril, 2007, 10:32, Categoría: Personal

En la primera parte de éste capítulo ¿por qué sufrimos?, veíamos como el ser humano causa sufrimiento y destrucción a su alrededor y también a sí mismo. Ahora seguiremos indagando en las causas.


  Todo lo que es forma está hecho, para explicarlo burdamente, de "cosas que se juntan", pero al mismo tiempo todo está conectado entre sí. No hay nada que sea independiente. Todo es interdependiente. Por ejemplo, una silla esta hecha de una serie de materiales que alguien ha dado forma y unido hasta convertir todos esos materiales en la forma que llamamos "silla". También la madera que ha servido para construir esa silla ha sufrido una transformación, pues en algún momento anterior fue árbol. Para que ese árbol creciera tuvieron que darse varias causas, como la luz del sol, el oxígeno, el agua, la tierra, etc. Luego alguien lo taló, lo serró y lo preparó. El cuero con el que está forrada ha pertenecido a un animal, que a su vez tuvo que nacer, ser alimentado y cuidado y depender de un montón de causas. Los clavos tuvieron que ser extraídos como mineral por alguien, después otro lo fundió y otro le dio forma.  Al mismo tiempo todas esas cosas y personas tienen su causa anterior y así sucesivamente hasta el infinito. Es decir si observamos un simple objeto como una silla podemos estar contemplando toda la creación. La conexión con la Fuente de la vida. Cuando todas esas partes de todos esos materiales han sido unidos nuestra mente le pone una etiqueta o nombre. En este caso "silla". Esto nos sirve para entendernos y está bien. El problema es que no solo etiquetamos a esa forma, sino que la consideramos y la hacemos para nosotros algo independiente, algo que existe por si mismo y está separado de todo. Y esto es una percepción falsa. Este ejemplo nos sirve para ver como funciona el proceso de etiquetado en nuestra mente y es exactamente lo mismo que ocurre con el ego. El ego es precisamente eso. El identificarse con la forma. El falso yo.

 Cuando aún somos niños, aprendemos a que unos determinados sonidos pronunciados repetidamente por nuestros padres son nuestro nombre. Lo convertimos en pensamiento y acabamos interpretando que ese nombre somos nosotros: "YO". Cuando esa fase todavía se halla en proceso hay niños que hablan en tercera persona: "Oscar es guapo" "Oscar tiene hambre". Después viene la palabra "YO", y a continuación "MI", "MIO" palabras que sirven para señalar cosas que consideramos parte de ese "yo".

 A medida que vamos creciendo vamos adquiriendo mas y mas etiquetas y al mismo tiempo identificándonos con ellas, considerándolas parte de nuestro yo. Pueden ser posesiones, nuestra percepción del cuerpo a través de los sentidos, profesión, religión, raza, etc. También vamos aprendiendo a interpretar papeles, que hacemos nuestros, como el de padres, esposas o maridos, doctor, profesor o cualquier otra profesión. Observaos a vosotros mismos cuando estéis en el trabajo, en vuestra profesión y ved si os comportáis igual que en casa o en otra actividad con otras personas. ¿Percibís como cambia vuestro papel? Todo esto nos va creando una sensación cada vez mas profunda de "yo", de identidad, de ego. Cada vez que decimos la palabra "yo" nos identificamos con una imagen mental creada por nosotros mismos. Una percepción completamente falsa de un yo que no existe. Una interpretación errónea de un torrente de pensamientos y emociones. Nos identificamos continuamente con esa voz interior que tenemos dentro de la cabeza y que no cesa y seguimos creyendo que esa voz somos nosotros. Y no es así.

 La identificación del yo con cosas que él hace suyas es continua y cuando surge una pérdida, que es percibida como separación viene el sufrimiento. El niño llora por un juguete roto o que le ha sido quitado. No por el juguete en sí mismo, si no porque lo considera suyo, es decir parte de él, "mío". Al hacernos mayores cambiamos los juguetes por el coche, la ropa, la casa, etc., y también todas estas cosas las hacemos nuestras, pertenecientes a nosotros, a nuestro yo. Si perdemos alguna de ellas sufriremos igual que cuando éramos niños. Por ejemplo la forma de vestir. Al comprar marcas determinadas de ropa o zapatos la gente lo que en realidad está comprando es un aumento de su ego al creerse mas exclusivo, mas diferente/separado de los demás seres corrientes, al parecerse mas al famoso que lleva esa misma marca que la publicidad se ha encargado muy bien que conozcamos. En palabras de Eckhart Tolle, "las marcas son identidades colectivas a las que te incorporas pagando. Son caras y por lo tanto "exclusivas". Si todo el mundo pudiera comprarlas, perderían su valor psicológico y no quedaría más que su valor material, que seguramente sería una fracción de lo que pagaste".

 La sociedad de consumo en la que estamos inmersos nos vende continuamente cosas y objetos sin ningún valor práctico que solo sirven para realzar continuamente nuestra identidad o ego. A través del continuo bombardeo de la publicidad en forma de imágenes y sonidos, que acaban convirtiéndose en nuestra mente en pensamientos y en muchos casos en acciones y emociones, nos hacen sentir que con ese perfume o con ese modelo de coche seremos mas "nosotros", mas diferentes a la mayoría, oleremos mejor, brillaremos más, e iremos súper hinchados en nuestro flamante coche.  Esto nos llevará cada vez más a estar relacionados con el mundo de los objetos, a la acumulación compulsiva de cosas sin valor práctico y al alejamiento cada vez mayor del ser interior que llevamos dentro, de la conciencia de la vida, del maravilloso sentir la vida que eres y que se manifiesta a borbotones continuamente.

 
Fin de la segunda parte.

Libros sobre el tema: Un Nuevo Mundo, Ahora  (Eckhart Tolle)

                                 La Genuina enseñanza del Buda (Ramiro A. Calle)


Permalink :: 111 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Blog alojado en ZoomBlog.com